Categorías
Blog

¡El momento de comunicar es ya!

Te contamos cómo aprovechar el Covid-19 para consolidar relaciones de calidad con empleados y grupos de interés

¿Vas a quedarte callado estos días? ¿De verdad? No es buena idea. Hacer como que no pasa nada no es una opción en tiempos de Covid-19. Te voy a explicar por qué.

Vivimos tiempos de crisis sanitaria. Nos afecta a todos. Sin excepción. Hacer como que no pasa nada no es una opción. Los trabajadores de la empresa tienen preguntas y miedo, los clientes, los accionistas… Tienen preguntas que exigen respuesta.

¿Por qué tengo que comunicar, si nunca lo he hecho? ¿Por qué tengo que comunicar si nunca he tenido una política de comunicación, ni interna ni externa? Salvo que no tengas nada que decir (y entonces tienes un gran problema), tienes que comunicar porque vivimos tiempos excepcionares en los que:

  • La situación es excepcional para todos. No es culpa tuya. A tí te ha llegado de golpe y porrazo, como a todos. Pero cuando pasan cosas, hay que hablarlas.
  • El mercado ha cambiado. Y tendrás que afrontar una etapa post coronavirus en un escenario absolutamente diferente al que habías imaginado. Y la sociedad no te va culpar por lo que ha ocurrido. Pero sí te puede acusar de mirar para otro lado en tiempos difíciles, de dejar a los demás a tu suerte, de no tener un plan claro de relanzamiento, de tener algo que ocultar, de no hacer nada en una situación tan complicada para todos.

Piénsalo bien. ¿Qué beneficio crees que te puede traer una política de silencio?

Así pues, te recomendamos una serie de cosas que deberías empezar ya.

  1. Escucha a los grupos de interés. Trata de recopilar sus dudas para ver si tienes respuesta. Y si no la tienes, búscala. Hay herramientas de escucha activa que te permiten incluso saber cómo se maneja la competencia. Y además, escuchar es una cuestión de actitud.
  2. Identifica a los grupos de interés clave. Empleados (por supuesto), clientes, proveedores, accionistas, etc. Y cuéntales qué estás haciendo, qué medidas estás tomando, cómo esperas que te impacte la situación sobre la compañía y vuestro ecosistema, qué previsiones te haces para los próximos meses, qué pasa con los planes que ya estaban hechos y aprobados…. Demuestra que tienes un plan a estas personas que son clave para la supervivencia de tu organización.
  3. LLama a tus clientes, pregúntales qué tal están y si puedes echarles una mano de alguna forma. Tranquilízales en lo referente a su relación contigo o explícales las cosas (algún pedido se puede retrasar, igual eres más lento o menos ágil en el servicio, lo que sea).
  4. Revisa si estás haciendo cosas para el beneficio de la sociedad, y cuéntalas. Decisiones relevantes que tomas para ayudar a la solución del problema.
  5. Revisa cómo puedes seguir trabajando (si la ley te lo permite) con normalidad. El objetivo de cualquier organización pasa por seguir trabajando por el futuro. Y para eso, tienes que hablar con todo tu equipo. Explícales qué esperas de cada uno. Ahora tienes que ser más líder que nunca. Ya te hemos dicho que tienes que contarles tu plan. Después tienes que contarles cuál es su papel en ese plan que servirá para superar la crisis. Incluso (sobre todo) cuando su papel sea dejar la organización, tienes que darle explicaciones debidas. Y haz lo propio con tus proveedores.

En toda esta situación, la transparencia en la comunicación tiene grandísimos beneficios.

En el fondo se trata de conversar. Conversar para demostrar que estamos presentes. Conversar en tiempos de crisis para que todos salgamos adelante, juntos, de una situación que no se había dado nunca. La conversación crea relaciones de confianza. Quienes salen juntos de una solución dificilísima, son amigos para siempre.

Si operas con normalidad, fidelizarás a tus empleados y restos de entidades relevantes para tu organización. Y esos empleados crearán un vínculo contigo que no puedes conseguir de ninguna otra forma. La sociedad, el entorno… todos entenderán lo que has hecho, aunque lo que hayas hecho sea duro de ejecutar y de asimilar.

Conversa, escucha, demuestra que estás presente en tiempos difíciles, y gana. Tu reputación lo agradecerá. Y ya te hemos dicho mil veces que la reputación tiene incidencia directa en la cuenta de resultados. Aunque sólo sea por esto, comunica.

¿Cómo comenzar un plan de comunicación como el que aquí te planteamos? Aplica el sentido común. Si mejor confías en profesionales con experiencia, contacta con DATA Comunicación y te echamos un cable.

Y por si te quedas con ganas de profundizar en el tema, te dejamos un webminar sobre comunicación en tiempos de Covid-19 a cargo de Arturo Pinedo, de Llorente y Cuenca (LLYC). Te lo recomendamos muchísimo.

Foto de Charles Forerunner en Unsplash

Categorías
Blog

El poder de una estrategia de comunicación

Una buena estrategia de comunicación, bien desarrollada, tiene por lo menos tres ventajas claras:

  •  Aumenta el compromiso de los empleados.
  •  Genera mejores relaciones con los clientes.
  •  Elimina conflictos y evita (por que permite anticipar) situaciones de crisis.

Cualquier empresa y su respectivo director de comunicación debe tenerlo claro.

Foto de Austin Distel en Unsplash